domingo, 21 de julio de 2013

Violetas de marzo, de Philip Kerr

Philip Kerr (Edimburgo, 1956) es un escritor escocés que estudió Derecho y trabajó como publicista antes de publicar esta novela, Violetas de marzo (1989), cuyo éxito le llevaría a consagrarse a la escritura.
Con Violetas de marzo inició una serie de novela negra denominada Berlin noir, ambientada en el Berlín nazi de 1936 y protagonizada por un carismático detective privado llamado Bernie Gunther. Lo que en un principio fue una tetralogía ha acabado convirtiéndose en una serie de 8 novelas, la última publicada en 2011 (Praga mortal). También ha escrito otras novelas policíacas ambientadas en otras épocas.
Bernie Gunther es un ex poli de la Kripo que trabaja como detective privado en un Berlín convulso dominado enteramente por los nazis, que abruman de propaganda nacionalsocialista los días previos a la celebración de los Juegos Olímpicos, aquellos en los que el norteamericano Jesse Owens les restregó por la cara su victoria en los 100 m a los corredores arios. Mientras, la Gestapo continúa con su metódica limpieza de alemanes indeseables: comunistas, socialdemócratas, jueces, abogados, doctores, maestros, testigos de Jehová, francmasones, sacerdotes católicos, gitanos, judíos, homosexuales, ladrones y asesinos, enviados todos a los KZ, los campos de concentración para opositores alemanes al Tercer Reich, principalmente a Dachau, en Baviera.
En una atmósfera dictatorial, Gunther, del que sabemos que es viudo, mantiene una independencia y una peligrosa crítica directa a estos nazis de los que se ríe con fina ironía, a pesar de los riesgos que eso conlleva. Estamos en 1936, en un Berlín que a pesar de la opresión de la Gestapo, mantiene todavía un encanto prenazi, con sus clubs nocturnos, sus cafés atestados de gente, sus calles y avenidas emblemáticas, una ciudad que está todavía viva y que nos transmite con auténtica precisión Philip Kerr. Gunther la define así: “Berlín. Yo adoraba esta vieja ciudad. Pero eso fue antes de que se mirara en su propio reflejo y le diera por llevar unos corsés tan ajustados que apenas podía respirar. Yo adoraba las filosofías fáciles y despreocupadas, el jazz barato, los cabarés vulgares y todos los demás excesos culturales que caracterizaron los años de Weimar y que hicieron de Berlín una de las ciudades más apasionantes del mundo”. En este Berlín, los violetas de marzo son aquellos nazis advenedizos milagrosamente convertidos tras marzo de 1933, cuando Hitler implantó la dictadura nacionalsocialista, es decir, nuevos nazis que lo son para medrar y enriquecerse a costa de la insignia del partido, aunque también los hay que deben esconder sus ideas políticas para sobrevivir.
Gunther es un detective solitario, sobre todo desde que su fiel secretaria le ha dejado para casarse, y sus dificultades para encontrar una con cierta estabilidad parecen solucionarse cuando se presenta Inge Lorenz, una periodista freelance, muy inteligente y guapa, de la que rápidamente se queda prendado el detective. Éste ya está trabajando por encargo de un millonario del acero en un caso complejo: la desaparición de un valiosísimo collar de diamantes de una caja fuerte de una habitación que ha sido incendiada y con dos cadáveres asesinados en la cama, los de la hija y el suegro del millonario.
Aprovechando sus contactos en la policía, y lo que pueden contarle sus soplones habituales, Gunther empieza a tirar del hilo con minuciosidad siguiendo cada pista nueva que se le proporciona, mientras huele la presencia de la temible Gestapo detrás de él. El caso acabará por complicarse con la presencia de la mafia de Berlín y la intromisión del primer ministro, Hermann Goering, y aquello que parecía de una manera en un principio terminará con un Gunther sufriendo en sus carnes los rigores de la dictadura nazi para poder resolver el caso y salvar al mismo tiempo su vida.
Estamos ante una novela cautivadora desde la primera línea, cautivadora, fresca en su forma y contenido, pero al mismo tiempo clásica, como un homenaje al detective Marlowe de Chandler, con mujeres fatales, tipos duros y pistolas que se disparan fácilmente. Pero lo especial de esta novela es que Kerr nos sitúa en una ciudad fascinante en un momento clave de la historia de Alemania, y pone en boca de Gunther todo aquello que los que no son nazis pueden decir con la boca pequeña, y como muestra algunas perlas:
“Ahora me dedico a todo, desde las investigaciones para las aseguradoras hasta vigilar regalos de boda o buscar personas desaparecidas; es decir, a aquellas de las que la policía todavía no sabe nada, además de aquellas de las que sí sabe. Sí, ésa es una parte de mi negocio que ha mejorado notablemente desde que los nacionalsocialistas tomaron el poder.”
“Escuche, Frau Protze. Judíos, gitanos, pieles rojas, a mí me da igual. No hay razón alguna para que me gusten, pero tampoco tengo ninguna razón para odiarlos. Cuando entra por esa puerta, un judío recibe el mismo trato que cualquiera.”
Habla su nueva secretaria Inge Lorenz: “Perdí mi empleo durante la campaña del partido “Sacad a las mujeres de la industria”. Una forma ingeniosa de resolver el problema del desempleo alemán, ¿no cree? Basta con decir que una mujer ya tiene un empleo, que es cuidar de la casa y de la familia. Si no tiene marido, más le vale hacerse con uno, si sabe lo que le conviene”.

Una novela imprescindible que se disfruta de principio a fin.

1 comentario:

  1. Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar